martes, 23 de junio de 2009

Industria Pequeños Rumiantes

El Estado de la Industria de Pequeños Rumiantes
por Kenneth Rodríguez*
Especial para Agrotemas

Tenemos dos organizaciones que se dedican al bienestar de nuestros productores de cabras y ovejas – APPRSO, Inc. (corporación privada, sin fines de lucro) y El Fondo para el Desarrollo de la Industria de Pequeños Rumiantes (agencia gubernamental), mejor conocido como “El Fondo.”.

APPRSO se considera el núcleo de producción de la parte oeste de la Isla, mientras que El Fondo, siendo a nivel Isla, representa la canalización de la ayuda ofrecida por el Departamento de Agricultura (DA). Ambos tienen una cuota anual de $50.00.

¿En cuál invertir? Antes de decidir tiene usted que definirse como agricultor: ¿Es usted un productor con fines de lucro en su quehacer?, ¿Es usted un criador por el placer de serlo (Hobby Grower)?


La definición la ha establecido el DA habiendo estipulado el número de animales y terreno requerido para criarlos. Hoy día, se requieren 10 hembras y un macho con una recomendación de 10 animales por cuerda.

El DA ha desarrollado una serie de tablas que demuestran la población de cabras (“caprinos”) y ovejas (“ovinos”) durante el año fiscal 2007-2008. Esto a base del Censo Agrícola Federal. Los números “1” indican fincas; los números “2” indican los animales.

Estos dos ejemplares nos indican que aunque creemos tener más cabras y sus criadores, son mayormente por el placer de tener animales y como promedio tienen 10 cabras. Notarán, sin embargo que existen 538 fincas con crianza de ovejas la cuales promedian 19 animales y también suelen tenerlas a la venta.




Puede usted visitar el sitio web del Fondo Industria Pequeños Rumiantes un foro atractivo que le orientará sobre la industria y le dará la oportunidad de solicitar unirse.

Las gráficas sirven para definir el por qué de nuestra condición y el estado de la industria, aunque tenemos animales no somos profesionales en su producción. Contestan claramente ¿somos profesionales o criamos por el placer de hacerlo?

Sin embargo tenemos un dinámico joven empresario-agricultor: Shelleys Goat Farm de Carlos Díaz. Me enorgullece el decir que por su persistencia tiene la única lechería de cabra certificada en la Isla. Se utiliza la producción para la elaboración de dulces y para jabones y cremas faciales.

Según la distribuidora Plaza Provision, la Isla importa sobre $361 millones en quesos. Entre éstos, importamos entre $750,000 y $1.1 millón en quesos de leche de cabra – provenientes de Francia, USA, Canadá y España. Además, entran 55,629 litros de leche de cabra en latas de 12 onzas con un valor entre $163,000 y $183,000*

¿Cuándo ha de llegar nuestro mañana – si es que tenemos un futuro?

Son muchos los que han pasado y muchos los que dicen que “…esto es lo mejor que hay…” Pero en serio – ¿tenemos un futuro en nuestra industria?

“Sí” , es la contestación. Miremos la calidad de nuestro producto – una carne reconocida como saludable por ser magra, suculenta, económica – y de moda. Una leche que no causa desafíos en bebés lactantes. Un mercado que nos ruega: pónganse a trabajar.

Lo que aparenta faltar es el profesionalismo o quizás sea la voluntad empresarial. ¿Qué más incentivos se necesitan?

Consumimos 1.7 millones de libras de carne** pero producimos 147,000 libras. Eso nos puede indicar la meta de producir meramente otro 8% (unas 12,000 lbs. o procesar 306 animales más).

Cuál es el estado de la Industria – mejor dicho –¿Es qué somos una industria?
¿Es que somos criadores de placer?

Dejemos de depender del incentivo del gobierno. Seamos empresarios. El mercado nos espera.

*El autor es miembro del Fondo y es presidente de Carnes del Caribe. Contactos: 787-528-5162.
** Data del Censo Federal y Tablas del Departamento de Agricultura compilaciones internas, obtenidas del Agro. José Colon, 787-832-5022.