martes, 13 de enero de 2009

Medidas Fitosanitarias

Medidas fitosanitarias en defensa de nuestra agricultura (III)
por Dra. Rosa Amelia Franqui Rivera
Catedrática, Departamento de Protección de Cultivos
Colegio de Ciencias Agrícolas
Recinto Universitario de Mayagüez, Universidad de Puerto Rico

Nota de la Editora: tercer artículo de la serie

La primera línea de defensa contra la introducción de enfermedades y plagas agrícolas es la reglamentación fitosanitaria cuya herramienta más común son las medidas cuarentenarias. En Puerto Rico al igual que en otros países existe legislación que limita el movimiento de semillas, material vegetal, y suelo. La industria bananera puertorriqueña al igual que las demás industrias agrícolas depende de la protección que ofrecen las medidas fitosanitarias para disminuir el riesgo de introducción de enfermedades y plagas (figura 1). Esta protección será efectiva en la medida que estos reglamentos estén: basados en la información científico-biológica precisa sobre los organismos y cultivos afectados, la concientización del público sobre sus usos y necesidades, promoción así como la estricta observación de los mismos. En este artículo examinaremos la cuarentena vigente para la introducción de Plátanos y guineos a la isla, así como la necesidad para su establecimiento, revisión y las consecuencias potenciales de no observar la misma.

Cuarentena 12. Para prohibir la introducción al Estado Libre Asociado de Puerto Rico de semillas o partes vegetativas y frutos de plátanos y guineos procedentes de cualquier país extranjero.

Esta reglamentación fitosanitaria tiene como propósito prevenir la introducción a Puerto Rico de tres enfermedades del banano a Puerto Rico: Sigatoka negra, Marchitez Bacteriana o Enfermedad del Moko, y el Mal de Panamá. La Sigatoka negra causada por el hongo "Mycosphaerella fijiensis var. difformis" es una enfermedad de reciente introducción a la isla y es una de las plagas más importantes de la industria bananera a nivel mundial. Debido a lo difícil y costoso de su control ha causado pérdidas significativas en la industria bananera puertorriqueña desde su introducción.
Figura 1. La industria bananera puertorriqueña al igual que las demás industrias agrícolas depende de la protección que ofrecen las medidas fitosanitarias para disminuir el riesgo de introducción de enfermedades y plagas.
USDA ARS PHOTO GALLERY Por: Scott Bauer

El impacto mayor de la enfermedad se expresa en la reducción de la calidad y el tamaño de los frutos de plátanos y guineos. Por otro lado la Marchitez Bacteriana o Enfermedad del Moko causada por la bacteria Ralstonia solanacearum infecciones con este patógeno pueden causar en la pérdida total de las siembras en área afectadas. Esta al igual que la Marchitez por fusarium o Mal de Panamá (Foc), otra de las plagas más importantes del banano, no han sido reportadas en la isla. La Marchitez por fusarium o Mal de Panamá es causada por el patógeno Fusarium oxysporium f. sp. cubense (FOC), y su efecto puede ser tan o más devastador como el de las anteriores. A estos efectos la importación y/o introducción a la isla de semillas, hojas y otras partes vegetativas de musáceas procedentes de áreas infectadas con estas enfermedades representa un factor de alto riesgo para la industria bananera local.

Protección Fitosanitaria en Medidas Cuarentenarias ¿Por qué no son suficientes?
Las medidas contenidas en esta cuarentena no son suficientes para garantizar la protección de esta industria contra estas enfermedades y plagas. Según señalado hace años por esta servidora, también hay que considerar factores tales como la biología, distribución geográfica y hospederos alternos de estos patógenos. En el caso de los hospederos de enfermedades de plantas, el Moko Bacteriano es un ejemplo clásico, donde la Raza 2 del patógeno ataca tanto a heliconias como al banano.

Reportes de literatura señalan que las heliconias son el reservorio natural de dicha enfermedad cuyas cepas más virulentas provienen de la cuenca amazónica peruana. En este caso tenemos la letal combinación de un hospedero primario y el área geográfica de posible origen de la enfermedad que a su vez es una de las más afectadas. En esta zona geográfica casi la mitad de las plantaciones de bananos han sido afectadas por el patógeno el cual representa la mayor amenaza a las plantaciones de musáceas en la jungla peruana. Por lo tanto, podemos concluir que la importación de heliconias a la isla, particularmente de esta zona representa un peligro real e inminente para la industria bananera boricua.
Figura 2. Daño causado por el acaro rojo de las palmas en las hojas de guineo, notese la decoloración debajo de la hoja.
USDA ARS PHOTO GALLERY Por: AMY RODA.

Otro ejemplo de organismos no considerados en las cuarentenas especificas para los cultivos y que pueden tener impacto en los mismos es el ácaro rojo de las palmas. Este organismo no fue considerado entre las medidas cuarentenarias establecidas para proteger la industria bananera, sin embargo su reciente introducción a la isla pone en riesgo tanto a la industria de las palmas y producción del coco como a la producción local de bananos (figura 2). En este caso la cuarentena número 20 de palmas hubiese servido como protección indirecta a la industria bananera. Sin embargo, al no observase una cuarentena, la plaga de una cosecha se convierte en plaga de la otra y en ocasiones los efectos en la segunda son más severos. Debido esto es necesario entender los factores básicos de la biología y la relación de estos organismos con el ambiente así como integrar todas estas medidas cuarentenarias para así lograr una protección efectiva de nuestra agricultura.

Criterios y Controversias en el Establecimiento de Cuarentenas
Algunos de los criterios para establecer cuarentenas son: (1) la plaga es una amenaza real o potencial de magnitud considerable, (2) La cuarentena representa la medida idónea, por lo que otras medidas serian menos efectiva (3) las ventajas económicas que se esperen habrán de compensar el costo de la administración y de la interrupción de las actividades normales, (5) la cuarentena está fundamentada únicamente sobre bases biológicas y no se impondrá como medio de limitar el comercio por razones económicas.

Las cuarentenas fitosanitarias son consideradas por muchos como barreras económicas, particularmente por los sectores relacionados a la industria agrícola y los tratados comerciales. Por otro lado tenemos las preocupaciones de la comunidad científica, grupos ambientales y público general enfocadas en el impacto ecológico de la introducción de especies invasivas. Naturalmente las preocupaciones de todos los grupos varían de acuerdo a sus intereses. Sin embargo todos comparten un terreno común al enfrentarse a las dos preguntas de rigor: ¿Vale la pena el riesgo? ¿Podemos enfrentar las consecuencias?





La autora es miembro de la Junta Técnica de Sanidad Vegetal del Departamento de Agricultura de Puerto Rico y Representante de Puerto Rico en el Comité Internacional de Especies Invasivas.